Sensibilización y cambio de actitudes hacia el cambio climático

Una investigación realizada en el año 2016 y publicada en la Universidad de Queensland, Australia, pero realizada en población estadounidense, nos revela que es posible motivar a personas escépticas al cambio climático hacia la realización de conductas a favor del ambiente [i], así nos lo explica Lisbeth Bethelmy, doctora en Comportamiento Social y Ambiental y co-directora de VerdelaTierra.

Los aspectos y variables psicológicas que consideraron y midieron Matthew Hornsey y colaboradores fueron la percepción de riesgo y las amenazas del cambio climático, sentimientos de estrés acerca de las consecuencias del cambio climático, tanto a nivel cognitivo, es decir de las creencias y pensamientos, como a nivel afectivo, de los sentimientos. Otras de las variables importantes que consideraron fue la creencia antropogénica del cambio climático, es decir si el cambio climático se debe a las actividades humanas o no, y finalmente, también midieron la autoeficacia de las personas frente a las acciones de cambio climático, si se consideran efectivos y competentes en acciones eficaces contra el cambio climático.

Como uno de los primeros resultados consiguieron que aquellas personas que sí aceptan el cambio climático pero no tienen la creencia que es debida a causas humanas, no son eficaces, es decir la autoeficacia es prácticamente nula para afrontar y resolver este problema. En cambio, las personas que sí consideran que el cambio climático es debido a las actividades humanas muestran alta autoeficacia en las acciones en contra del cambio climático, es decir, en las acciones de mitigación, adaptación y resiliencia.

En un segundo estudio, hicieron un experimento, diseñaron un mensaje de sensibilización, como una campaña comunicacional que fue dado a todas las personas, escépticos y no escépticos al cambio climático. Establecieron una línea base, es decir, midieron todas estas variables psicológicas antes de la campaña de sensibilización y luego, al terminar la campaña, volvieron a medir las variables. Consiguieron que sí es posible aumentar la percepción de riesgo y los niveles de estrés para hacer frente a las consecuencias negativas al cambio climático y consiguieron también que es posible realizar una intervención psico-ambiental, independientemente si el público es escéptico o no lo es, e independientemente también del partido político, si es conservador o de otra tendencia.

Pero, ¿Cómo hicieron eso? ¿Cuál fue el secreto?

La clave estuvo en el tipo de mensaje, los mensajes que cambiaron las actitudes y la percepción de riesgo de cambio climático de los escépticos tenían un contenido más afectivo concentrado en el riesgo real ya vivido y el estrés que esto pudiera afectar a su estilo de vida como lo conocen.

No así en los no escépticos, en los ya sensibilizados frente al cambio climático lo que más les motiva a tomar acciones concretas y eficaces son los mensajes cargados de soluciones, ya no en los problemas y riesgos. Es como un paso hacia adelante, ya concretando en qué es lo que hay que hacer, cómo y con quiénes. Ayuda mucho mostrar ejemplos de éxito en lugares donde ya se empieza a implementar de manera organizada y efectiva. Por eso es tan importante conocer a la audiencia antes de implementar cualquier plan de cambio.

Más información sobre los escépticos del cambio climático puede ser escuchado en el programa 19 de “Contacto Tierra” dedicado a este tema.

[i] Hornsey, M. Fielding, K., McStay, R, Reser, J. y Bradley, G. (2016). Are People High in Skepticism About Anthropogenic Climate Change Necessarily Resistant to Influence? Some Cause for Optimism. Environment and Behavior, 48, 905-928.

Promo CT 22-01-17

 

Si te gustó, compártenos a través de las Redes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *